Publicado en Inspiración

Un Quijote Moderno

En un barrio de Madrid, cuyo nombre a nadie le importa, no hace mucho vivía un caballero de los de botín negro, corbata roja, colonia Armani y chaqué azul. En su cartera ya no entraban más que algunos euros de la prestación por desempleo, pero en sus ahorros nunca faltaban las rosas a su mujer el 14 de febrero o unos bombones a sus hijas cuando cumplían años.

Resultado de imagen de don quijote de la mancha

http://www.centromayoreslasolana.com/don_quijote_interactivo.htm

Se llamaba Pedro Pérez, aunque sus viejas novias lo llamaran El Guapo; frisaba los cincuenta y en sus ratos libres solía perderse en los periódicos que describían la vida de la época. Pero hete aquí que, de tanto que le indignaba lo que leía, pasaba horas como abducido; y en ocasiones, sin casi darse cuenta, cerraba de golpe el libro y, ante la sorpresa y desesperanza de su esposa e hijas, comenzaba a explicar el plan malévolo de los nacionalistas para romper España o cómo Marx había sido malinterpretado. De ahí que una mañana de enero se levantara con la mayor de las locuras en la cabeza:

– Me convertiré en el mejor político, comandaré a mi partido a la victoria y lo entregaré a la militancia.

E, inspirado por un impulso sobrenatural, desempolvó su 600, que todos llamaban viejo y hortera, pero que a él le parecía un nexo con la vieja clase media; comenzó a tararear un viejo himno francés que empezaba por La y, puesto a buscar un segmento de votantes, eligió al ciudadano medio español, que hoy en día invierte 26 horas diarias en la cola de la Apple Store a la espera del iPhone 7, pero que él imaginó como un campesino heroico e impasible ante la mafia bancaria mundial.

Resultado de imagen de quijote moderno

http://www.universodelibros.com/news-view/un-don-quijote-moderno

Pertrechado con estas cosas, salió de su casa, irrumpió en un bar gritando ‘¡Todo el mundo a las urnas!’ y comenzó a repartir propaganda de su partido. El dueño del bar, divertido, le preguntó si tenía segundo de mando; ante el desconcierto de Pérez, le explicó que era necesario tener a un compañero carismático y buen orador para colgar vídeos suyos en YouTube y usarlo de limpiacoches. Pérez estuvo de acuerdo y llamó a Miguelito Llorens, un cantante de ópera catalán, que aceptó ser el segundón a cambio de ser gobernador de una nación catalana dentro de España.

Pedro empezó así a recorrer España dando discursos en las plazas públicas. La gente se reunía a escuchar sus tonterías, pero ante sus copiosas disertaciones sobre política, empezaron a admirarle y corear su nombre.

Resultado de imagen de discurso reagan

http://www.eldiario.es/politica/discurso-Reagan-pidiendo-derribar-Berlin_0_653735278.html

En esto, un escritor llamado Antonio Eduardo Avellaneda se enteró de que el genial José Javier estaba triunfando con una parodia de Don Quijote y decidió crear su propio personaje, El Quijote Vasco, que empezó a recorrer España promulgando paz y amor. La familia Sánchez ya se estaba volviendo loca con estos dos, así que pidieron ayuda a una conocida youtuber, Susi10, la cual decidió acabar con Pedro retándole a una votación sobre quien tenía quien tenía mejor Pelo Pantene. Fue una encarnizada lucha; pero al final, la ilusión, la valentía y, sobre todo, los mítines a medianoche impidiendo dormir a los vecinos, triunfaron sobre los bailes de sevillanas mal ejecutados. Mientras la familia de Pedro sollozaba sin saber ya qué hacer para pararle, Pedro subió al atril jaleado por Miguelito y dijo lo siguiente:

-Tuve un sueño. Soñé que, de la nada, podía cambiar el mundo. Soñé que, aún llamado Pedro Pérez, podría ser Pedro Sánchez. Muchas veces les he dicho que mi madre me ha dado ánimo; les confieso la verdad: no tengo. Me creó un niño sin amor, en una noche, más que de placer, fría y rápida; sin más pasión que la de atar a su amante. En unos minutos seré entregado a un profesor, el me transformará en un número y caeré en el olvido. Mi recuerdo quedará en la memoria como un simple chiste y mi imagen será tan borrosa como un cristal en una mañana de lluvia. Puedes llorar e intentar retener mi nombre. O, simplemente, luchar porque alguien recuerde el tuyo, y con tu recuerdo honrar el mío.

Resultado de imagen de muerte de don quijote

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s