Publicado en Proyecto Sacheto

La Campaña Septembril (9): Almudena…

La brisa fresca esparcía los rayos del sol por todo el campo, haciendo parecer el agua del riachuelo llena de piedras preciosa. Erguidas sobre las briznas de hierba, las tiendas del campamento desprendían el olor de miles de soldados viviendo, descansando o muriendo. Hacía varias semanas que el ejército del Imperio Mitarcho había salido de Rácphanus, la capital, para enfrentarse a los hostiles bárbaros praferchos, que con sus incursiones destrozaban otra vez las fronteras imperiales.

                 EL ejército había conseguido ya varias sonoras victorias, si bien la balanza aún no se decantaba por ninguno de los dos. Antonio, el emperador de ese momento, era alabado hasta la saciedad, dado el papel de semidios que se le atribuía según la tradición mitarcha, no obstante, cada vez que intentaba tomar cualquier decisión surgían las voces críticas de ‘si José Javier levantara la cabeza…’, en referencia al hermano mayor de Antonio, emperador de Mitarch en otros tiempos. Aún cuando lo ocultaran, lo cierto es que no pocos sentían una cierta antipatía hacia él como hombre. Y la partida de ajedrez que disputaba en ese momento tenía bastante que ver.

Resultado de imagen de campo con rio

https://fondos.wallpaperstock.net/grass-field-trees-river-sunset-wallpapers_w49025.html

             -Jaque, majestad.

             Antonio levantó la mirada de la carta e intentó buscar una solución a su desesperada posición sobre el tablero. Al otro lado de la mesa, las pupilas castañas de Fanni, semiocultas bajo una trenza de café, espiaban a su rival. Era considerada prácticamente invencible en toda Rácphanus y Antonio había aprendido eso a base de humillaciones, después de que las piezas negras y su arrogancia solo aguantaran dos turnos antes de que Fanni las machacara en la primera partida que jugaron. Desde entonces, Antonio se había negado a separarse de ella, seguro de que algún día podría vencerla, aunque ‘la rosa racfanusa’ siguiera teniendo un nivel mucho mayor que él. Ganarla concentrado era una tarea difícil incluso para ajedrecistas de la élite. Hacerlo mientras se leía una carta, imposible para cualquiera.

       -Bueno, en ese caso -contestó el emperador , no muy convencido -, creo que moveré el rey aquí -dijo, pero no soltó la pieza, como esperando a que ella le diera su aprobación.

        -En ese caso, remataré la partida en un minuto -replicó Fanni, sin mirar demasiado el tablero.

       -Bueno, entonces, que sea aquí.

        -Hm, la partida se complicaría un poco más, pero creo que con dos minutos me bastarían.

       -Pues ahí

       -Uf, entonces mate en una.

       -¿Hay alguna forma de que la partida dure algo más?

          Fanni sonrió; los momentos en que el adversario estaba punto de rendirse le resultaban deliciosos. En los meses que llevaban jugando había desarrollado un cierto cariño por Antonio, pero eso no se mezclaba con su faceta de ajedrecista, así que su piedad a la hora de castigar errores seguía siendo inexistente. 

Resultado de imagen de piezas ajedrez staunton

http://abcblogs.abc.es/poker-ajedrez/public/post/el-campeon-del-mundo-de-ajedrez-no-tiene-un-tablero-en-casa-14852.asp/

    -Dejadme ver, -fingió concentrarse y después soltó una descarada mentira- bueno, la verdad es que sí. Aunque si queréis saberla, tendréis que pagar un precio.

   -Que es…

  -La carta.

   Con desgana Antonio suspiró y le alargó el manuscrito. La abierta caligrafía y la cantidad de insultos por línea a Fanni no dejaban mucha duda sobre quién era: Almudena, la prima del emperador. La gran cantidad de horas que el emperador y la marquesa pasaban jugando al ajedrez no eran más que eso, horas de juego. Pero para la mayoría de la gente eran más que eso: eran horas que pasaban juntos un soltero y una viuda. Almudena, que vivía en su propia palacio rodeada de lujos, encabezaba a todos los que se oponían a que se siguieran viendo y, en general, a todos los que no estaban de acuerdo con su primo.

    Su enemistad con la marquesa de Parfia era también personal: en la primera visita de Fanni al palacio, después de que esta arrasara a Antonio, Almudena se propuso demostrar que jugaba mejor que su primo; no obstante, Fanni limpió el tablero como quien barre una casa. Al contrario que Antonio, que se tomó la paliza con deportividad, ella nunca había soportado a ‘la marquesita’, como la llamaban continuamente recordándole su carácter de señorita. 

    -Almudena me odia. Lo ha hecho siempre. No hay de que preocuparse por eso -suspiró la marquesa, rezando en silencio porque Antonio no preguntara por qué jugada debería hacer.

   -Sí lo hay. Lleva dos meses o escribiendo esto o difamándote en cada fiesta a la que acude. No voy a tolerárselo un día más.

    -Señor, la paciencia que os falta en ajedrez podríais utilizarla en la vida real -murmuró.

    -Ni de broma -refunfuñó. el emperador. -Voy a encargarme personalmente de que se le quiten las ganas de volver a hablar. De hecho, voy a hacerlo hoy mismo. 

   Murmurando algo entre dientes, el emperador se levantó de la silla y salió de la tienda pensativo. Fanni lo observo unos instantes mientras se marchaba.

Resultado de imagen de caligrafia femenina

http://arquehistoria.com/la-reina-victoria-de-inglaterra-7887
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s