Publicado en Encuestas, Proyecto Sacheto

Tio, biupsuin’doz (Mientras, en palacio)

    —¿Vais a mover, majestad?

   Antonio levantó la cabeza bruscamente, aún sumido en sus pensamientos. Las pupilas castañas de Fanni le miraban con preocupación sobre el tablero.

   —Esto…Oh, por supuesto-respondió y se apresuró a mover un peón al azar dos casillas hacia delante. 

  Su rival se limitó a derribarlo de un golpe seco y retirarlo del tablero antes de apoyarse sobre sus manos blancas y proseguir con su sorprendida mirada.

  —Habéis estado seis minutos meditando…y habéis hecho la única jugada incorrecta. ¿Qué os bulle por la cabeza?

  —Eres muy buena al ajedrez y hace falta pensar mucho para no caer en tus trampas, es simplemente eso. He visto a gente caer contra ti en menos jugadas.

  —¿En menos?—repitió Fanni y sonrió maliciosamente, como solo la confidente, íntima amiga del emperador y mejor jugadora de palacio podía permitirse.—Es la tercera jugada. Tantísimas posibilidades no tengo de ganar. ¿Qué os preocupa?

  —Futesas sin importancia—Antonio proseguía intentando eludir la pregunta, confiando quizá en que el sueño y la oscuridad rindieran a su compañera.

 —Entonces, quiero saberlas.

  El emperador suspiró. La mirada de Fanni proseguía taladrando sin pausa. 

 —La guerra. La maldita guerra.

 —¿Os preocupa la guerra?¿Celebramos la victoria y seguís pensando en lo que hicisteis?—Fanni arqueó las cejas.

 —No pienso en la pasada, en la futura-prosiguió Antonio

  —¿En la futura?-a la foutesa se le escapó un bostezo.—Ni te entiendo ni tengo ganas de misterios a esta hora de la madrugada.

   El emperador vaciló si podía compartir con una marquesa secretos de estado, aunque supuso finalmente que ella sería mejor consejera que muchos otros.

  —Mis espías me han transmitido rumores de que los praferchos resistentes están planeando una ofensiva. En un par de días podríamos estar luchando con ellos y con rebeldes de las tierras del norte.

  —¿Y?¿Os preocupáis por eso?¡Atacad ya y quitaos a todos de en medio!—la marquesa aplicaba a la vida la misma filosofía que al ajedrez: atacar como un relámpago y arrasar con lo que se le cruzaba en el camino. Una característica temeridad que en ocasiones le hacía caer en embarazosas situaciones frente a la prudencia personificada que era el emperador, aunque su habilidad le permitía escapar de las trampas sin demasiada dificultad.

  —No es tan sencillo, Fanni. Aún hacen falta varios días para reunir a todo el ejército. Y, aunque parece que esta vez la venganza será terrible, tendré tiempo de pensar en ello en el campo de batalla. A lo que doy vueltas es a cómo vamos a proseguir la reconstrucción de Rácphanus. Nos vamos a quedar sin fondos para ella—concluyó, moviendo distraídamente otra pieza al azar.

  Fanni le miró una vez más, con los ojos ya soñolientos.

  —Y adivino que tenéis un plan—mientras lo decía, tomó su dama y la colocó delicadamente en la casilla que correspondía—Mate.

 

Pues, lo cierto es que si el emperador Antonio tenía un plan, no nos ha llegado a los editores. En algo menos de un mes volveremos a comenzar la lucha por sobrevivir en el instituto y la cantidad de artículos tendrá que disminuir. Así mismo, tras la escasez de visitas en agosto y la repentina avalancha de visitas de los últimos días, hemos de plantearnos los menús contenidos. Hasta ahora, la serie inicial de curiosidades se había visto superado por las series literaria como La Paloma o Proyecto Sacheto. Antonio, mi compañero, ha decidido dedicarse a una entrada sobre Pokemon Go y a otra sobre ciencia. Por mi parte, me decanto por política y tecnología  o, con a algunas modificaciones, proseguir con la epopeya de los mitarchos, así como el inicio de entradas para los escolares. Nos gustaría escuchar opiniones ajenas. ¿Cuál es tu opinión?

2JRez, coautor de este blog

Anuncios

2 comentarios sobre “Tio, biupsuin’doz (Mientras, en palacio)

    1. Estimado anónimo:
      Gracias por tu comentario. Confiamos en que nos ayudes a seguir mejorando y te suscribas.

      Me gustaría matizar un pequeño detalle; las últimas entradas publicadas en agosto no son relatos cortos. Simplemente, son retazos de la vida nocturna de algunos de los protagonistas del conjunto del ‘Proyecto Sacheto’ que introduzco para recabar información mientras me animo a proseguir. No obstante, comprendería completamente que nadie tuviera el tiempo y la paciencia de leerse completamente entradas como ‘Seaf’, ‘!Got fhum bior’ o ‘Geir çev il geix’.

      Aunque es mi formato favorito el de las entradas largas, comprendo que no a todo el mundo le gustan, son difíciles de seguir el ritmo y ni vosotros teneis tiempo de leerlas ni yo de escribirlas a menudo. No obstante, no soy de la opinión de que los relatos cortos ‘enganchen’. ¿Cuál es la tuya?

      Esperando tu respuesta y, si fuera posible, que lo compartieras,

      2JRez, coautor de curioso10, responsable del ‘Proyecto Sacheto’ y el ajedrecista de la foto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s